Saltar al contenido

Miremos más allá

Que fácil es juzgar, culpar, señalar con el dedo cuando no eres tú la protagonista de la tragedia.
Hace unos días publique un post en donde hablaba acerca de la indiferencia, la falta de empatía, de lo concentrados que estamos solo en nosotros mismos que nos cuesta realmente ver al otro.Este post recibió muchos comentarios, varios de ellos eran responsabilizando a los padres por la desaparición y muerte del pequeño.
Cada uno es libre de pensar, creer y opinar lo que quiera pero hay que tener cuidado ya que nuestras palabras pueden hacer mucho daño.
No me puedo imaginar (habiendo yo pasado por lo mismo) como se deben estar sintiendo ahorita los padres de este pequeño, lo que deben estar pensando, sintiendo…los «si hubiera» los pueden estar atormentando a cada segundo, la culpa anidando en ellos y encima de todo esto tienen que escuchar, leer lo que las personas (ajenas a ellos) dicen, piensan, opinan acerca de ellos.Suficiente tienen cargando con su propia culpa, con su propio dolor para encima tener que escuchar que ellos son los responsables de lo que pasó con su hijo, que no lo cuidaron bien, que no son buenos padres…no es suficiente con lo que ya están viviendo?
No conozco a estos padres, no se si son buenos padres o no, no se nada de ellos por eso mismo no puedo opinar y lanzar mi acusación  y decir ellos son los responsables porque son los padres.
Hay que tener cuidado de decir: a mi nunca me pasaría eso, a mis hijos nunca les pasaría eso, yo nunca haría eso.Los accidentes suceden y le pueden suceder a cualquiera, no porque una madre sea súper cuidadosa quiere decir que sus hijos están libres de que les pase algo, porque no es así.
El mundo necesita más amor, más luz, más compasión, no necesita que nos andemos juzgando, criticando y responsabilizando. Nadie sabe lo de nadie, nadie conoce la historia de nadie por eso tengamos cuidado de ir opinando, criticando y juzgando. 
Dejemos de juzgar, veamos mas allá de lo que nuestros ojos humanos ven, tratemos de ver con nuestra alma con nuestros ojos espirituales y démonos cuenta que hay mucho mas que desconocemos.
Cuando llega nuestro momento de partir no hay nada ni nadie que pueda impedirlo. Es nuestro momento y nos iremos de acuerdo a la forma en que hayamos elegido partir (ojo, esto es lo que yo creo, puedes o no estar de acuerdo conmigo, pero creeme que cuando un hijo se te muere buscas entender más de lo que tu mente humana puede).Démonos cuenta que todo es perfecto y que el universo se acomoda de tal forma para que pueda suceder lo que tiene que suceder.
Así que no juzguemos, no miremos con ojos acusadores a estos padres ni a nadie.No señalemos con el dedo ni pensemos que eso nunca nos sucederá a nosotros…si puede sucedernos de mil formas…a mi me sucedió y sigo pensando y siempre pensaré que TODO ES PERFECTO!
Uchi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.